lunes, 23 de noviembre de 2009

Virulanas y pocas nueces

Pensando que llamaria, me quede pasmado frente a la imagen cuadrada esperando que mis pensamientos, magicamente, lo hagan sonar.

Y mire al lado de mi ventana, como para distraerme un rato, sin poder, claro esta

Suena....

y no sono.

Sera que los pajaros no podrian tenerle miedo a las alturas. Y volaran con los ojos cerrados, esperando romperse el craneo contra algun edificio.

Suena

dale suena.

Sigo esperando que llame, aun cuando mis pensamientos ya me pesan. Se doblan las rodillas de mi sombra atras de la silla que no veo. Y duplico la apuesta. El celular tampoco suena.

Cabello Negro

Binomiales gestos

pocas sangres.

Ya casi no podria pensar en mas cosas. La suerte de no tener, me cala entre las rejillas de mis miedos y me deja pene desnudo. Sin orgasmo, solo ansia, el semen que no llega. La piel que cruje, y la voz que no suena. No se quiebra - no me duele.

( una pausa )

Los bolsillos, el telefono, el celular, la luz roja.

El silencio...

Pienso que no sonara mas y en mis huesos el frio se convierte en tibies. Me derramo sobre el oxido de sus piernas.

Dejando al fin entre el techo y treinta pesos.

no mas que un envase vacio

de mirada gorda

y espasmos de laxo brillo.

Suena

Dale

Suena.

si aún puedes sonar. para evitar esta tertulia de mucho ruido y poca grasa.

La mirada del gato me llamó la atención . Ver dentro de una habitación a personas todas formales y enfrente de ellas una mujer en lencería, me hacía pensar en cómo observan lo impúdico de su ser ( como si la mujer fuera solo un reflejo de lo que ellos son por dentro o quisieran ser ) Pero que la hipocrecía no les deja. La mirada del gato ( gato en buenos aires significa entre otras cosas una mujer que le gusta llamar la atención de los hombres y de la que se supone que es ligeramente accesible) Ver al "gato" entre los observadores, como si los delatara. En silencio, por supuesto, en secreto, entre cuatro paredes y un techo.

1 comentarios:

Gatakelly dijo...

"no mas que un envase vacio
de mirada gorda
y espasmos de laxo brillo.

Que manera tan decisiva de referirse a la mujer... Es un escrito con fuerza. Del proceso, quién diría que es en el sur donde el gato perdió su inocencia? Creo que todos tenemos ese "algo" que queremos revelar y el mundo que nos rodea no nos lo permite.