miércoles, 28 de octubre de 2009

Como quien...

Las uñas mordidas La puerta cerrada Una lámpara encendida Un instante nada más entre terciopelo y satín para sentirse tranquilo Como quien fuma un cigarro al final de un día de trabajo o quien sale a trotar para liberar stress Como quien se sienta a ver tele o quien habla por teléfono Solo quiere liberarse de ataduras ridículas impuestas por el mundo que lo rodea ...y al final del día, solo tiene ese momento donde es quien quiere ser sin ojos que lo juzguen Todos tenemos ese momento del día donde hacemos lo que nos place. Donde nos sentimos libres porque nadie nos ve y hacemos muecas frente al espejo, o nos escarbamos la nariz. Al ver esta imagen, y su título, inmediatamente pensé en un hombre de oficina que al llegar a casa después de un día de reuniones y coqueteos con las secretarías solo ansia llegar a casa, a su santario, para ponerse ese corset que lo hace sentir tan bien consigo mismo.

1 comentarios:

AC dijo...

me imaginé a un ser que va despojándose de todo lo que no lo identifica y al final buscar poseer lo único que jamás se alcanza: el tiempo..